6 Bonitas lecciones que puedes aprender de una relación fallida

Muchos creen que las relaciones pasadas son un signo de fracaso o pérdida de tiempo con la persona equivocada. Sí, las relaciones nos dejan sentimientos de tristeza, incertidumbre y culpa, pero hay mucha sabiduría en estas emociones incómodas. En lugar de intentar entender “¿Por qué terminó?” la pregunta debería ser “¿Qué lecciones se supone que debo aprender de esto?” Pues aquí te dejo 7 Hermosas lecciones que todas podemos aprender de las relaciones pasadas: 
Bonitas lecciones que puedes aprender de una relación fallida

 

1. La gente no te pertenece 

Yo solía pensar, sobre todo más joven, que cuando estaba con alguien me pertenecía.

Yo te elijo a ti para que seas MI novio. Oh Dios! Las personas no son posesiones. De hecho, establecer límites sanos es necesario. Crear un espacio de confianza en honor a tu pareja y a tu amor propio es fundamental. 

 

2. Todos necesitamos “nuestro espacio” 

lecciones relación fallida

En una relación estamos destinados a crecer tanto individual como conjuntamente. Para que una relación sea exitosa cada uno de los componentes necesita su propio espacio para desarrollarse.

Es duro cuando uno se pierde a sí mismo en el proceso de amar a otro. Estar enamorada de alguien no significa que tengas que dejar de vivir tu vida a favor de la otra persona. Al contrario. Encontrar el amor significa desarrollarse al máximo personalmente a la vez que conjuntamente. Solos sois únicos y especiales, pero es que juntos también.

Lo que hace grande a la relación es que vosotros habéis trabajado en ser grandes también personalmente. 

 

3. Tú te completas 

Seguro que has oído eso de “que si no te quieres tú, nadie lo hará”. Pues es verdad. Al creer que estamos buscando quien nos complete, estamos dando nuestro poder y felicidad a merced de otro.

Mucha gente no sabe que debemos amarnos, respetarnos y valorarnos nosotros mismos primero para que otros también lo hagan.

Si no eres feliz contigo mismo, no serás feliz con nadie. Si tu autoestima depende de tu pareja, en el momento en que no tengas pareja tu autoestima quedará por los suelos. Amándote a ti te amarán los demás. Es así de sencillo. Como tu te trates a ti misma así lo hará el resto. 

 

4. No sirve de nada intentar cambiar a las personas 

bonitas lecciones que puedes aprender de una relación fallida

No te engañes creyendo que vas a transformar a tu novio obligándole a bajar 10 kilos menos o trabajando en su carácter. Claro que podemos motivar a las personas a mejorar pero obligar a alguien a cambiar no es darle libertad de poder hacerlo. Si estás en una relación ahora, es porque quieres a esa persona tal y como es ahora.

Si aún deseas que cambie, ¿por qué estás con ella entonces? La única constante en la vida es el cambio. La gente crece cuando siente el deseo interno de cambiar. Si se siente obligada a hacerlo el cambio es temporal y además puede crear resentimientos. 
Por ejemplo: si no te gusta el mal genio de tu novio cambia la forma de reaccionar ante él. La gente está motivada a cambiar por el ejemplo que das, y no las palabras que pronuncias. 

 

5. La pasión no es eterna 

Mariposas en el estómago, vestirse para impresionar, hablar por teléfono durante horas…todo esto son signos de pasión. Y todas estas cosas suelen desaparecer para dejar sitio al amor. El amor significa aceptar a un ser imperfecto y amarlo tal y como es.

Se trata de ser auténtico y compartir tus defectos con alguien sin miedo a ser juzgado. El amor crece en un lugar donde la vulnerabilidad se cultiva. Y es por eso que cuando compartes con alguien todo lo que eres y tienes sin juzgarte, eso es amor. 

 

6. Las relaciones son un reflejo directo de la relación que tienes contigo mismo

lecciones que puedes aprender de una relación fallida

No esperes que una relación solucione tus problemas porque no lo va a hacer. Al contrario, harás de esa relación una experiencia dura tanto para ti como para tu pareja. Cuando eres consciente de tu responsabilidad en la situación, puedes elegir qué sacar de ella.

Dejar atrás el pasado y entrégate a un nuevo presente. Cuanto más actúes desde tu ser interior, más amor propio cultivas. Y es en ese espacio interno donde la abundancia de compartir libremente quién y qué somos transforma nuestras relaciones. 

Damos mucha importancia al primer beso, al primer amor y al primer novio. Sí, ser el primero es importante. Pero en el ámbito de las relaciones es la última persona la que importa. Todas tus relaciones pasadas te ayudaron a crecer para ser lo que eres hoy y para que cuando llegue esa persona, la definitiva, sepas darle todo de ti.

Todos hemos pasado por relaciones pasadas, más o menos traumáticas, más o menos difíciles de superar…pero todas tienen algo en común. Te han hecho ser la persona que eres ahora.

 Yo, como siempre, te espero en la próxima. No dudes en compartir tu historia u opinión dejando un comentario. Un gran saludo y un enorme abrazo. Andrea.

Seguir leyendo:

 


6 Respuestas

  1. Anónimo 2 años ago
    • Andrea Méndez Mollá 2 años ago
  2. JAIME ALFONSO 2 años ago
    • Andrea Méndez Mollá 2 años ago
  3. Alberto 7 meses ago
  4. Edilma de Jesus Rios Aguirre 3 meses ago

Añadir Comentario