Chupete y lactancia materna

En el caso de bebés alimentados con leche materna, se recomienda que el uso del chupete se retrase hasta el primer mes de vida para poder garantizar que la lactancia materna esté bien establecida. 

Chupete y lactancia materna


¿Por qué se debe evitar el uso del chupete durante el primer mes? 


La cantidad de leche que una madre va a ser capaz de fabricar va a depender en gran medida de la capacidad que tenga el bebé para vaciar los senos de su madre en las primeras semanas de vida.

Es decir, cuanto más frecuentemente se amamante a un bebé en el primer mes de vida, más cantidad de leche se producirá. De ahí la importancia de alimentar al bebé a demanda.

El uso del chupete puede romper el ciclo de producción de leche, y como resultado reducir su producción. 

¿Se puede usar el chupete después de un mes?



Si se tiene en cuenta la lactancia materna, es importante asegurar que el uso del chupete no reduzca la estimulación de las mamas. Por lo que, no se debe utilizar regularmente el chupete para retrasar o reducir el acceso del bebé al pecho de su madre.

Ventajas e inconvenientes del uso del chupete.

  • Calma a los bebés. 
  • Satisface el reflejo de succión
  • Permite un destete más fácil
  • Puede favorecer las infecciones de oído (otitis). Al parecer los cambios en la presión entre el oído medio y la parte superior de la garganta pueden favorecer la aparición de las otitis.
  • Retrasos en el habla.
  • Cambios en la alineación de los dientes.
Seguir leyendo: