El Alzheimer es una enfermedad progresiva que se desarrolla lentamente y cuyos síntomas empeoran con el paso de los años. Vamos a hablar de las distintas etapas y los síntomas de cada una de ellas.



El envejecimiento natural sin Alzheimer Imagen: wikipedia


Es importante saber que no todas las personas que sufren Alzheimer experimentarán los mismos síntomas ni la enfermedad avanzará al mismo ritmo. No obstante, los expertos han definido una serie de etapas que describen los cambios que por lo general se producen en las habilidades de los pacientes a medida que avanza la enfermedad.

La clasificación que a continuación se describe consta de 7 etapas y está basada en el sistema desarrollado por Barry Reisberg, doctor en medicina y director clínico del Centro de Investigación de Demencia y Envejecimiento Silberstein de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.

1ª Etapa: Ausencia de daño cognitivo (función normal)

No se experimentan problemas de memoria y los profesionales médicos no detectan ningún síntoma de demencia.

2ª Etapa: Deterioro muy leve (puede ser un signo de envejecimiento o una primera señal de Alzheimer)

La persona tiene lapsus de memoria, como por ejemplo, olvidar palabras o no recordar dónde se han dejado ciertos objetos. Los médicos no detectan síntomas de demencia. Los familiares, amigos o compañeros de trabajo tampoco. Para diferenciar entre el Alzheimer y el envejecimiento normal, ver: 10 síntomas tempranos del Alzheimer.

3ª Etapa: Deterioro leve (Se puede diagnosticar Alzheimer en fase inicial en algunos, aunque no en todos los individuos que presentan estos síntomas).

Los familiares, amigos o compañeros de trabajo empiezan a notar ciertas dificultades. Los médicos detectan problemas en la memoria y en la concentración. Los problemas más comunes en esta etapa son:

  • dificultad notable para llamar a las cosas por su nombre o seleccionar la palabra adecuada en una conversación.
  • problemas para recordar el nombre de alguien a quien acaban de conocer. 
  • dificultad para realizar tareas tanto en el plano social como en el laboral. 
  • problemas para retener información. 
  • se pierden objetos o se ponen en el lugar equivocado.
  • disminución de la capacidad para organizar y planificar.

4ª Etapa: Deterioro moderado (Alzheimer en fase inicial o moderada)

Los síntomas más comunes de esta etapa deberían poder detectarse con un examen médico. Estos son:

  • olvidar hechos recientes.
  • diminución de la capacidad para realizar operaciones mentales complejas, como por ejemplo, contar hacia atrás desde 100 de 7 en 7.
  • problemas para organizar una cena con invitados, pagar facturas o llevar las cuentas.
  • olvidar hechos sobre su vida.
  • cambios de humor o actitud introvertida ante situaciones sociales o mentales que implican alguna dificultad.

5ª Etapa: Deterioro moderadamente severo (Alzheimer en fase moderada)

Los fallos en la memoria y en la función cognitiva son cada vez más notables. El individuo empieza a necesitar ayuda para realizar las actividades diarias. Algunos síntomas característicos de esta etapa son:

  • no recordar la dirección del domicilio, el propio número de teléfono o el colegio, instituto o universidad en los que se estudió.
  • desorientación espacial y temporal. 
  • dificultad para realizar operaciones matemáticas más sencillas como contar hacia atrás de cuatro en cuatro o de dos en dos.
  • dificultad para elegir la ropa adecuada para cada ocasión.
  • todavía recuerdan información relevante sobre ellos mismos y su familiar.
  • todavía pueden comer e ir al baño por sí solos.

6ª Etapa: Deterioro severo (Alzheimer en fase moderadamente severa)

La memoria va empeorando cada vez más, se observan cambios en la personalidad y se precisa cada vez más ayuda para realizar las actividades cotidianas. En esta etapa los pacientes de Alzheimer pueden:

  • perder la conciencia de hechos recientes.
  • no recordar muchas cosas de su vida pero sí su nombre.
  • no recordar el nombre de su pareja o de la persona que le cuida, pero sí pueden distinguir una cara conocida.  
  • necesitar ayuda para vestirse. Si lo hacen solos pueden equivocarse y ponerse el pijama encima de la ropa o un zapato en el pie contrario.
  • sufrir alteraciones en el sueño, como por ejemplo, dormir por el día y desvelarse por la noche.
  • requerir ayuda en el baño para cosas como tirar de la cadena, limpiarse o tirar el papel. 
  • sufrir problemas de incontinencia urinaria o fecal.
  • experimentar importantes cambios de la personalidad: recelos, falsas creencias (como pensar que la persona que le cuida le roba o le miente) o conductas compulsivas como retorcer las manos o romper papeles.
  • deambular o perderse.
  • Ver Demencia – Alzheimer síntomas de la última fase (con más detalle)

7ª Etapa: Deterioro muy severo (Alzheimer en última fase o fase severa)

En esta última etapa, los enfermos de Alzheimer:

  • pierden la capacidad de responder a su entorno, de hablar e incluso de controlar sus movimientos, aunque todavía puede que articulen alguna palabra o frase.
  • necesitan ayuda en el cuidado personal diario, lo que incluye comer y hacer sus necesidades.
  • no pueden sonreír, sentarse y mantener la cabeza erguida. Los músculos se tensan y no pueden tragar.

Cuando el Alzheimer está su fase más avanzada, el cerebro es incapaz de enviar órdenes al cuerpo para que éste reaccione, de ahí que se pierda hasta la capacidad para tragar alimentos. El cuerpo va dejando de funcionar, lo que obliga a los enfermos de Alzheimer a pasar la mayoría de tiempo en cama.

Por lo general, este es el progreso que suele seguir la enfermedad. No obstante, es difícil saber en qué fase exacta se encuentra un enfermo de Alzheimer pues las etapas pueden coincidir en el tiempo. Además, los cambios que se experimenten variarán de un paciente a otro y lo harán a ritmos diferentes.

Seguir leyendo

Fuentes: Se han consultado diversas fuentes, siendo nuestras recomendadas:
http://www.alz.org/
http://www.webmd.com/