7 Momentos en los que es entendible que dejes a alguien que amas

Pocas decisiones son tan difíciles como determinar si la persona con la que has estado, la persona a la que una vez quisiste -y sigues queriendo- sigue siendo la persona adecuada para ti.

reflexiones de ruptura de pareja

Las semanas y meses posteriores a una ruptura son las más dolorosas que experimentarás. Es todo confusión e incertidumbre lo que reina en tu cabeza. Es no saber si estás haciendo lo correcto dejándolo o bien debes dar una oportunidad a esa relación que os une.

Hay muchas malas razones para dejar a alguien, pero hay algunas buenas para seguir adelante con esa decisión. Aquí hay 7 de ellas:

1. Eres infeliz por tu relación

Las relaciones que tenemos con las personas de nuestro alrededor nos afectan de manera diferente dependiendo de la importancia que le demos. Cuanto más unido nos sentimos a alguien, más amamos y cuidamos de esa persona y más pesa esa relación en nuestra conciencia. 

Las relaciones afectan a la manera en que nos sentimos y vemos la vida, por lo que si una relación te está haciendo sentir como una mi**** en el sentido en el que si no eres feliz en ella, te sientes triste y mal, estás en todo tu derecho de dejarla. 

2. Los malos momentos han superado a los buenos

Todas las relaciones tienen altibajos, es una parte natural en toda pareja. Pero cuando los bajos son más habituales que los altos es que algo no va bien.

Te enamoraste de tu pareja por todos esos buenos momentos que vivisteis, por todos los maravillosos recuerdos que creasteis juntos y toda esas risas y diversión que teníais. Si ahora todos esos recuerdos ya no están y lo único que viene a tu mente son situaciones desagradables y malas que habéis pasado, quizá la mejor opción sea coger la puerta y dejarlo atrás.

3. No te ves pasando la vida con esa persona

No debes estar en una relación por miedo a quedarte solo o por temor a no encontrar a nadie más. Todos queremos sentirnos amados y valorados pero si esa relación no te aporta nada, ¿de qué sirve?

¿Por qué forzarte a creer que alguien significa algo para ti cuando realmente no es así? No es justo para ti ni para esa persona. Y así sólo conseguirás más dolor y problemas. 

4. Has perdido la confianza

La confianza es la base de cualquier relación sana y feliz. Si no tenemos confianza no tenemos nada. 

Una relación en la que no existe la paz y tranquilidad que la confianza te da es un desastre. Si tu pareja ha roto tu confianza y no crees que puedas -o quieras- superarlo, y ni siquiera hace un esfuerzo por ayudarte quizás no merezca la pena que pierdas tu tiempo en esta relación.

5. Tu pareja no te trata como mereces

¿Cómo mereces ser tratado? Con respeto. Mereces ser respetado y valorado como la persona fantástica y única que eres. 

No hay ninguna razón para estar con alguien que no te respeta. Hay personas por ahí que sí que sabrán tratarte como mereces. No pierdas el tiempo con alguien que no vale la pena.

6. Te has enamorado de alguien más

Eso pasa. Llevas con tu pareja tiempo y de repente alguien entra en tu vida y te lo descoloca todo. No podemos controlar de quien nos enamoramos y tenemos todo el derecho del mundo de seguir a nuestro corazón. 

Si te enamoras de otra persona mientras estás con alguien es mejor que no te engañes ni engañes a tu actual pareja. Si algo define al amor es que es libre, háblalo con tu pareja y considera hasta qué punto es factible una relación de poliamor, o si es que realmente hace ya tiempo que dejaste de amar verdaderamente a tu pareja.

7. No eres capaz de amar a tu pareja como se merece

Quizá no eres tú la persona que merece.

Puedes amarle con toda tu alma, pero cuando sabes que no eres la persona que tu pareja necesita que seas debes dejarle ir.

Será difícil. Será doloroso. Esa sensación te acompañará durante mucho tiempo, pero no hay mayor acto de amor que el de amar sin ningún beneficio para ti.

Amor incondicional lo llaman.

Te puede interesar: